Es común recibir de visita en la escuela a ex alumnes. Así vino Rocío, como de visita.

Después de recorrer su ex aula de séptimo me llevó a un costado del patio y me dijo «profe vengo a verte a vos porque sé que me vas a ayudar».

Me contó que tenía un atraso, que tomaba anticonceptivos pero que algo había fallado,que necesitaba saber dónde recurrir para que la ayuden.

«No quiero ser mamá profe, esto no tendría que haber pasado»

Lo primero que hice fue mirarla, agarrarla de las manos temblorosas y sonreírle «gracias por venir Ro…y gracias por confiar en mí»

Hablamos en el patio un rato, me contó sus planes y sus sueños a futuro. Le dí los teléfonos  pertinentes para que se pusiera en contacto con quienes pudieran acompañarla a decidir.

El año pasado Ro empezó primer año en la facultad. Me lo contó en una marcha, pañuelo verde y naranja en mano.

Adriana. CABA

Una visita a la escuela