rosario-2007-diarioDiario LA CAPITAL, Rosario, 29/05/2007
Del acto local participaron tres diputados nacionales: Tate, Augsburger y Sylvestre Begnis. También fueron ediles y legisladores provinciales. Todos hablan de un debate impostergable.


Silvina Dezorzi / La Capital

En el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, más de 300 organizaciones de todo el país presentaron ayer un proyecto que propone legalizar el aborto hasta la 12ª semana de gestación y sin plazos en casos de violación, malformación fetal grave y riesgo para la vida o salud materna. En Rosario, la presentación se hizo en un acto en plena calle, con fotos intervenidas con la leyenda «Yo aborté» y la presencia de los legisladores nacionales Silvia Augsburger (socialista), Alicia Tate (radical) y Juan Héctor Sylvestre Begnis (Frente para la Victoria), los dos últimos también candidatos a gobernador de Santa Fe e intendente de Rosario. Los tres se mostraron comprometidos a impulsar el debate sobre la legalización del aborto y, desde ya, a exigir que se cumpla con el derecho a interrumpir un embarazo en los casos que hoy admite el Código Penal.

Aunque parezca increíble, ese último punto es uno de los que aún generan controversias y el que más críticas hizo cosechar, durante estas últimas semanas, al gobierno provincial. El disparador fue la muerte, hace apenas unos días en Santa Fe, de una chica de 20 años con un cáncer de maxilar, quien no recibió tratamiento oncológico por cursar un embarazo que no le dejaron interrumpir. Algo que la ley autoriza (ver aparte).

La paradoja es que el proyecto presentado ayer en Buenos Aires -fruto del trabajo de años de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito- va mucho más allá de las situaciones en que la vida de la mujer corre peligro por el embarazo.

Desde el movimiento de Mujeres Autoconvocadas de Rosario (MAR), Viviana Della Siega sintetizó la iniciativa: «Hasta ahora hubo proyectos parciales, pero este no sólo reconoce el derecho al aborto a las mujeres violadas con discapacidad, sino a cualquier mujer, dentro de los primeros tres meses de embarazo, si siente que no lo puede llevar adelante por distintas razones», explicó.

Además, autoriza la práctica sin plazos «en casos de violación, malformación fetal y riesgo para la vida o salud de la madre».

Según las militantes de MAR, las posturas de los legisladores ante la problemática no siempre responden a un recorte tradicional por partidos políticos. «Cruza lo partidario», graficó Della Siega.

Y, en efecto, aunque la enorme mayoría de los funcionarios que participaron del acto fueron socialistas -sobre todo concejales-, hubo tres figuras centrales que integran la Cámara baja nacional (donde se debatirá el proyecto) y cada una de ellas representa a distintos partidos: Tate por la Unión Cívica Radical, Augsburger por el Partido Socialista y Sylvestre Begnis por el Frente para la Victoria.

«Creemos necesario que haya un debate amplio», adelantó Tate, convencida de que se tratará de una discusión «ríspida sobre un tema complejo, pero 500 mil abortos por año y la muerte de centenares de mujeres ameritan que se aborde sin hipocresías».

Augsburger es una de las dos legisladoras que hoy impulsan un proyecto para reglamentar en el país el aborto no punible (algo que de hecho en los hospitales se obstruye con frecuencia), pero al apoyar esta propuesta exhortó a dar un paso más allá.

«La estrategia de los sectores fundamentalistas siempre fue no hablar del tema, pero las 300 organizaciones de todo el país que vienen desarrollando esta campaña desde hace años lograron instalarlo en la agenda pública y el Congreso no puede permanecer ajeno a ese debate: es responsabilidad de todos los legisladores sentarse a discutir».

Sin demora

Sylvestre Begnis mostró su acuerdo y prometió bregar por despenalizar el aborto ante cualquier tipo de violación más allá de que la mujer sea o no demente o idiota como señala el Código Penal y cuando el chico no es viable o va a morir a las horas de nacer y es sencillamente inhumano obligar a una pareja a sostener ese embarazo

Y sobre la novedad que plantea el proyecto presentado ayer -que hasta el tercer mes sea legal interrumpir voluntariamente el embarazo- el diputado y ex ministro de Salud provincial propuso «no demorar más ese debate».

Rosario 2007 El proyecto para legalizar el aborto tuvo aval multipartidario
Etiquetado en: