La presencia de la relatora especial para los derechos de las mujeres para la región Luz Patricia Mejía provocó fuertes controversias en una jornada pública sobre el aborto. Descalificaciones, insultos y polémicos cruces entre manifestantes a favor y en contra de la despenalización del aborto. Tensos momentos en las zonas aledañas al Congreso.

En el marco de audiencias públicas para debatir un tema polémico que divide a la sociedad, la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados realizó este miércoles una reunión para retomar el debate sobre la despenalización del aborto.

En la reunión de Comisión, Luz Patricia Mejía, quien es actualmente relatora especial para los derechos de las mujeres para Argentina, Bolivia y Ecuador, dio a conocer la posición de la Organización de Estados Americanos (OEA). «Para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, el aborto legal no es contrario a la Convención», dijo Mejía, quien fue contundente y generó la reacción de los manifestantes que se encontraban en el recinto.

En otra parte de su alocución, Mejía advirtió que los abortos clandestinos representan «el mayor porcentaje» en la tasa de mortalidad de mujeres por falta de atención médica en América Latina.

Asimismo, aclaró que «la Convención se refiere a preservar en general el derecho a la vida desde la concepción» y dijo que eso «no es contrario» al aborto legal.

«Las que sufren las consecuencias físicas, psicológicas y hasta la muerte son las mujeres y no los hombres» definió Mejía, aunque aclaró que también es un problema de los hombres también.

Ante la consulta sobre la objeción de conciencia, la relatora consideró que «el límite para un profesional de la salud es la propia vida de la mujer; cuando corre peligro la vida de la mujer se termina la objeción de conciencia» que es un derecho también.

Fuertes cruces

Durante la reunión se produjeron cruces verbales entre diputados que se pronunciaron a favor y en contra de la interrupción del embarazo. En contra de la legalización del aborto se manifestaron las diputadas Ivana Bianchi (Peronismo Federal) y Cynthia Hotton (Valores). Mientras que a favor de la legalización del aborto se expresaron las diputadas Juliana Di Tullio y Diana Conti (FpV), Marcela Rodríguez (CC), María Luisa Storani (UCR) y Cecilia Merchán y Victoria Donda (Libres del Sur).

En el encuentro también estuvieron, entre otros, la diputada radical Elsa Álvarez y por el oficialismo Héctor Recalde, Juan País y Oscar Albrieu.

Los dos grupos, a favor y en contra de la legalización del aborto, pidieron al presidente de la comisión, Juan Carlos Vega, que permita «un debate amplio» y reclamaron la convocatoria de personalidades para que opinen sobre el tema. Vega, por su parte, no determinó la fecha de la próxima reunión, pero dijo que mantendrá la vigencia del tema.

Los legisladores que impulsan la legalización de la interrupción del embarazo, a su vez, impulsan el tratamiento del tema después de las elecciones primarias, previstas para el 14 de agosto.

El debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo se encuentra pendiente en la Cámara de Diputados desde hace años y el tema provoca reacciones cruzadas en las opiniones de los legisladores de todos los bloques políticos.

En marzo del 2010 se presentó en la Cámara de Diputados un proyecto de ley firmado por 50 legisladores de distintas bancadas, que incluyó a representantes del oficialismo, para legalizar el aborto. El tema hasta hoy no fue tratado en la Comisión de Legislación Penal.

Democracia agredida

La exposición de Mejía se concretó en una de las salas más amplias del edificio Anexo de la Cámara de Diputados, donde se permitió el ingreso de militantes a favor y en contra de la despenalización del aborto. Frente al edificio, en tanto, manifestantes de ambos sectores se manifestaron con pancartas y agredieron a la diputada Victoria Donda (Libres del Sur), quien apoya el aborto legal.

Luego, al terminar la reunión, la diputada Cynthia Hotton, quien es una activista reconocida en contra del aborto, tuvo una fuerte discusión con manifestantes a favor de la despenalización que entre otras descalificaciones le gritaron: «nazi y facha».

Opinión

La diputada nacional Cecilia Merchán, sobre la exposición y el resultado de la jornada, comentó: «Nos pareció muy importante el aporte de Luz Patricia Mejía, quien desde un organismo que históricamente actuó a favor de los derechos humanos en la Argentina, hoy trae su visión sobre la cuestión de la interrupción voluntaria del embarazo. Reflejó muy bien la doble discriminación que, en la región, sufren muchísimas mujeres en relación a la salud materna: discriminación por ser pobres, y por ser mujeres, ya que los hombres no ven en peligro su vida o integridad física por estos temas».

Fuente: Noticias Congreso Nacional

Para la OEA, el aborto no es contrario a los derechos humanos