Nunca más terrorismo de estado – Nunca más violencia sexual y violaciones contra las mujeres

Marcha por el 24 de marzo en Rosario

El 24 de marzo de 1976 se instauró una sangrienta dictadura cívico-militar que trajo como consecuencia miles de presas/os políticas/os, muertos/as, desaparecidas/os y exiliados/as y consecuencias nefastas sin precedentes para las organizaciones sociales, políticas, gremiales, barriales y también familiares.

Desde hace años los organismos de derechos humanos, las víctimas sobrevivientes y todo el pueblo argentino venimos reclamando verdad y justicia. Finalmente y gracias a esas largas luchas de los organismos, hace unos años estamos  viendo como en todo el país se han iniciado juicios a los genocidas y se ha llegado a su condena en algunos casos y en otros se sigue exigiendo justicia.

El camino de los juicios es doloroso para las víctimas sobrevivientes del terrorismo de estado, tener que relatar los horrores vividos y tener sobre sus espaldas el peso de ser la voz de quienes ya no están: los desaparecidos y las desaparecidas.

En estos juicios escuchamos los espantos y las angustias de los compañeros y conocimos las miles de formas de torturas que tuvo el plan sistemático de exterminio que se desató en nuestro país.

Y también las escuchamos a ellas, las sobrevivientes del horror, las cientos de mujeres que además de haber sido torturadas como lo fueron sus compañeros, fueron sistemáticamente violadas y abusadas por los represores.

Marina Destéfani, hija de Silvia Suppo. Lectura del comunicado del Espacio Verdad y Justicia por Silvia Suppo en el acto de cierre de la marcha por el 24 de marzo en el monumento a la bandera en Rosario.

Esos represores que en nombre de la “Patria” y con la “Cruz” en la mano ultrajaron a nuestras compañeras. Los mismos que hoy se esconden bajo el manto de una Iglesia fundamentalista que oprime mujeres no permitiendo el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, son los que ayer violaron y abusaron en nombre de Dios.

Desde el Movimiento de Mujeres y Feminista exhortamos, pedimos, exigimos a los jueces que tienen en sus manos la investigación de los delitos de la última dictadura, que no oculten bajo el delito de tortura los crímenes cometidos contra las mujeres. La violencia sexual contra las mujeres y las violaciones deben ser consideradas delitos autónomos,
crímenes de lesa humanidad e imprescriptibles en el marco del genocidio que sufrió la Argentina.

Los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres son derechos humanos. El derecho a decidir sobre nuestros cuerpos debe ser garantizado por todos los poderes del Estado.

Nunca más terrorismo de estado
Nunca más violencia sexual y violaciones contra las mujeres
Nunca más genocidas por las calles argentinas
Esclarecimiento ya! del asesinato de Silvia Suppo
Derogación de la ley antiterrorista
No a la judicialización y criminalización de la protesta social.

Educación sexual para decidir
anticonceptivos para no abortar
aborto legal para no morir

Argentina, 24 de marzo de 2012

Sumate a la Campaña, ¡contactanos!