abortolegalNEUQUEN (AN).-29/09/06
Las estadísticas nacionales indican que por año se practican más de 700.000 abortos clandestinos en el país y que una de cada tres mujeres embrazadas que muere lo hace a consecuencia de un aborto precario.

Mariela y Roxana, dos mujeres neuquinas, saben de ello y por eso decidieron romper el silencio y contar por qué abortaron. Para que no siga ocurriendo. Mariela y Roxana tienen cerca de treinta años, están casadas, tienen hijos y trabajan. Ambas son docentes y las une un pasado común: hace diez años se practicaron un aborto clandestino. «Quiero contar mi historia porque el aborto, si bien está prohibido, pasa todos los días y es una realidad que muchas veces lleva a la muerte a las mujeres jóvenes que no pueden pagar un aborto quirúrgico», aseguró Mariela.
Ambas mujeres lograron juntar el dinero, cerca de 900 pesos en su momento, para recurrir a una clínica. Sin embargo no toda las mujeres pueden hacer frente a ese gasto y es allí cuando recurren a otros métodos como la introducción de agujas de tejer en el útero, técnicas que terminan ocasionándole la muerte a miles de mujeres por año.
Mariela tenía 18 años cuando se enteró de que estaba embarazada y de inmediato decidió hacerse un aborto. «Un hijo no estaba en mis planes, yo quería estudiar y sabía que con un bebé no lo iba a poder hacer». Mariela explica que contó con el apoyo de su pareja y de su familia, apoyo que Roxana no tuvo.
«Hace diez años que me hice el aborto y aún no se lo conté a mi familia porque ellos no entenderían mi decisión», dijo Roxana y explicó que no cuenta su historia para que otras chicas la imiten, sino porque «es algo que igualmente pasa y mantenerlo en secreto, clandestinamente, lleva a miles de chicas pobres a la tumba porque se someten a cualquier método para tratar de no tener ese bebé».
Roxana cuenta que tenía 20 años cuando se enteró de su embarazo. Estaba estudiando en la universidad y nunca comprendió que falló porque regularmente tomaba pastillas anticonceptivas. «No me arrepiento de lo que hice porque me permitió seguir la vida que elegí, estoy casada, trabajo y tengo dos hijos», señaló.
Campaña de prevención
Ayer se conmemoró el Día por la Despenalización del Aborto en Latinoamérica y el Caribe, una jornada en la que no sólo se aboga por la legalización de esta práctica sino además por una campaña integral de prevención de embarazos no deseados.
Bajo la consigna de «educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir», la campaña cuenta con el aval de más de 250 organizaciones, que mañana a partir de las 18 realizarán una actividad especial en Monumento a San Martín de Neuquén en la que mostrarán cómo se realizan los abortos precarios en la ciudad.
Mariela y Roxana aseguran que el aborto legal es el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo y sobre su vida y están convencidas de que con una legalización integral disminuiría la cantidad de abortos que se practican en el país.
Nota Rio Negro: EL Silencio mata a miles de mujeres pobres.
Etiquetado en: