DIARIO CLARIN.
Más embarazos indeseados. Más adolescentes que quizás hubiesen elegido seguir estudiando antes que ser madres; más abortos en condiciones sanitarias precarias que muchas veces concluyen en la muerte de la mujer. Esas son las consecuencias que ya afectan a algunas mujeres pobres del millón cien mil de todo el país que no están recibiendo los anticonceptivos de distribución gratuita. Si en breve no se restablece esta entrega a los hospitales públicos y centros de salud, otras cien mil mujeres podrían también resultar perjudicadas.

La responsabilidad de esta entrega es del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable (PNSSyPR) del Ministerio de Salud de la Nación. Casi ninguna ley provincial de salud sexual obliga a las autoridades respectivas a comprar anticonceptivos en caso de que faltaren. Pese a esto, tres provincias resolvieron el problema por mano propia: La Pampa, Neuquén y Río Negro.

En el resto de los distritos, según el Consorcio Nacional de Derechos Reproductivos y Sexuales (Conders), están faltando prácticamente todos los métodos anticonceptivos: los hormonales orales (incluyendo lactancia) y preservativos.

La raíz del problema fue que en los pliegos de las licitaciones realizados durante la administración de Ginés González García, que ganó la importadora de origen peruano Eske Group, «nadie fijó las fechas de entrega», indicaron fuentes oficiales. De modo que las partidas que debían llegar al país a fines de diciembre de 2007 arribaron con mucho atraso. Luego fueron demoradas en Aduana y más tarde por la ANMAT.

En diálogo con Clarín, el secretario de Promoción y Programas Sanitarios de la Nación, Juan Carlos Nadalich, asumió que la causa del atraso de la entrega de anticonceptivos fue la falta de fechado en los pliegos de licitación, pero adelantó que en los próximos días «la ANMAT estará liberando los lotes de anticonceptivos orales, de lactancia y hormonales de emergencia». Aunque también admitió que los lotes que en diez días serán distribuidos «seguro no alcanzarán» a todas las mujeres que los necesitan. ¿Por qué el Gobierno no los compra por otra vía? «Las áreas provinciales que querían comprarlos se encontraron con que no había proveedor que pudiera ofrecer la dimensión de la demanda del programa», respondió Nadalich.

«Hay un problema de imprevisión importante. El Ministerio de Salud no decide una partida presupuestaria permanente para la provisión de anticonceptivos y la atención de otros problemas como la falta de capacitación de los profesionales y de campañas de difusión», puntualizó Alejandra Domínguez, de la ONG Servicio a la Acción Popular.

El 14 de mayo Clarín había informado que ya había 900 mil mujeres sin anticonceptivos gratuitos. Un día después, la ministra de Salud, Graciela Ocaña, dijo que esto no volvería a suceder. Pero hoy el desabastecimiento golpea la salud de 1,1 millón de mujeres pobres.

No reciben sus anticonceptivos 1,1 millón de mujeres pobres
Etiquetado en: