Mendoza: Ante la denuncia de estudiantes sobre abusos

Desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito regional Mendoza abrazamos la valiente lucha de nuestras compañeras de escuelas secundarias que están denunciando los abusos y violencias sexuales y adultistas a las que se encuentran expuestas en sus ámbitos de vida donde las personas adultas tendríamos que garantizar su tránsito con tranquilidad.

 Con la misma fuerza repudiamos a quienes, en vez de oír aquello que mujeres, personas trans y disidentes sexuales venimos denunciando desde hace décadas, lo menosprecian o lo descalifican con epítetos agraviantes. Reviste especial gravedad cuando algo así proviene de funcionarios públicos.

 Estamos viviendo un cambio de época donde quienes hemos reconocido en el feminismo un espacio de libertad y de cuidado, ya no vamos a tolerar ninguna práctica machista o de abuso de poder del tipo que sea: ni violaciones, ni abusos, ni comportamientos inapropiados.

 Las feministas organizadas venimos proponiendo y recomendando mecanismos legales y políticos para comenzar a transformar las relaciones de opresión y desigualdad de género desde hace décadas. Pero los poderes del Estado se niegan a aprobar las leyes e implementar las políticas que nos acercan a la integralidad de nuestros derechos sexuales y reproductivos y derecho a vivir vidas libres de violencias.

 Si la Educación Sexual Integral fuera una realidad en nuestras escuelas desde su sanción en 2006, toda la generación de adolescentes de hoy tendría las herramientas necesarias para construir relaciones de cuidado y respeto mutuo, y no tendríamos que estar lamentando en lo que hemos fallado como adultos/as y sociedad.

 Los poderes del Estado, las instituciones públicas y privadas y la sociedad en su conjunto, en lugar de dudar de lo que estamos diciendo que nos pasa, deberían asumir su responsabilidad y complicidad en las situaciones de violencia y de criminalización de quienes denunciamos o exigimos el derecho a una vida digna de ser vivida.

 Ahora que somos muchas, que no nos avergonzamos de cómo nos ponemos, que somos visibles, todas (estudiantes, actrices, abogadas, profesionales, amas de casa, etc.) vamos a estar en las trincheras públicas e íntimas librando a toda hora la batalla que se juega sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Tanta es nuestra convicción y la fuerza que podemos desplegar, que llegará el momento en que, así como nadie cuestiona el voto femenino, nadie nos señalará por denunciar la violencia, nadie se opondrá a nuestro derecho a decidir.

¿Qué nos creemos estas mujeres? Creemos que estamos cambiando el mundo que hemos conocido. Como dice Audre Lorde, tenemos la posibilidad de tender un puente desde el miedo hacia lo que nunca ha existido.

Educación Sexual para Decidir
Anticonceptivos para no Abortar
Aborto Legal para no Morir

Sumate a la Campaña, ¡contactanos!