Los pañuelos verdes no se guardan porque seguimos en Campaña

Desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, nos solidarizamos con la artista Ángela Torres y repudiamos las críticas violentas, la persecución ideológica y las expresiones de odio que ha recibido por exhibir el pañuelo verde de la Campaña al entonar las estrofas del Himno Nacional argentino durante la apertura de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se celebran estos días en Buenos Aires.

El pañuelo verde es símbolo de lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito en nuestro país y ha atravesado las fronteras, logrando que el mundo escuche el reclamo de nuestra triple consigna: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir.

Foto: Santiago Filipuzzi

El gesto de Ángela Torres le recordó al mundo que el Senado Nacional condenó a las mujeres, bisexuales, lesbianas, trans y toda persona con capacidad de gestar en Argentina a una legislación penal que data de 1921, y que 38 senadorxs desoyeron el reclamo de millones de personas que demandamos una ley que reconozca plenamente nuestros derechos, no sólo a no ser penalizadas, sino también a acceder a servicios sanitarios interdisciplinarios y de calidad si decidimos interrumpir un embarazo.

Hoy, el pañuelo verde alerta sobre la necesidad de sostener la educación sexual integral, con perspectiva de género y de derechos humanos, laica y científica en todos los niveles del sistema educativo, ya que pese a estar regulada desde 2006, es blanco de ataques de fundamentalismos religiosos que obturan su plena implementación. A su vez, denuncia que, debido a los recortes presupuestarios en el sistema de salud público argentino, muchos centros de salud de las distintas geografías del país no contarán con métodos anticonceptivos para las personas que los requieran.

La celebración de los Juegos Olímpicos de la Juventud convoca a las juventudes de distintos lugares del mundo a compartir sus destrezas deportivas, juventudes como las que se organizaron en cada rincón de nuestro país para exigir una ley, instalar el debate y reclamar en las calles —con sus pañuelos verdes atados a las mochilas, los cuellos y las muñecas— su derecho a no sostener embarazos forzados, a que el Estado garantice un derecho humano básico. Son esas mismas jóvenes las que, por acción y omisión del Estado argentino, son empujadas a la clandestinidad, la inseguridad, la estigmatización y la criminalización si deciden abortar.

El 6 de octubre el mundo miró y escuchó a Ángela Torres cantar el Himno Nacional argentino con su pañuelo verde del mismo modo que miró y escuchó a las millones de mujeres, adolescentes y niñas que colmamos las calles de nuestro país el 13 de junio y el 8 de agosto para exigir la soberanía sobre nuestros propios cuerpos. En sus estrofas iniciales, nuestro Himno Nacional habla de la libertad: clamaremos firmemente esa palabra con nuestros pañuelos verdes en alto, hasta que la plena libertad sobre nuestra sexualidad, nuestros cuerpos y nuestros proyectos de vida sea una realidad palpable en cada lugar del país.

¡Educación sexual para decidir!
¡Anticonceptivos para no abortar!
¡Aborto legal para no morir!

Sumate a la Campaña, ¡contactanos!

Deja un comentario