Ordenábamos e el patio las cosas para el acto del 9 de julio (sillas, instrumentos, decoración del escenario, etc), mi compañera estaba colgando unas guirnaldas celestes y blancas.

En un momento dado me dí cuenta que se había sentado en una silla y me acerqué porque ví que algo le ocurría. Le pregunté si le pasaba algo, me dijo que se sentía mal  pero que ya se le iba a pasar.

Cuando le propuse avisar a la conducción así se iba o pedía médico me miró seria y casi en un susurro me dijo que se había hecho un aborto, que se había tomado un día, que sólo necesitaba descansar un ratito para reponerse pero que por favor no dijera nada y que por lo que más quería no le contara a nadie.

Le dije que fuera a la sala de maestros, que de las guirnaldas me encargaba yo, que descansara.

Dos horas después hicimos el acto, creo que salió bien. No recuerdo.

Adriana. CABA

En un acto escolar