“Una  profe me pide ayuda. Hace unas horas, una estudiante de 4to año le comentó que su madre la había echado de casa ya que no aceptaba que ella quisiera interrumpir un embarazo de ya 10 semanas que la sorprendió hace un mes.  Fue una relación sexual consentida con un chique que conoció en casa de una amiga. La profe no pudo manejar la angustia que le producía que la estudiante no mostrara ninguna ternura para con ese embarazo.  Le sugirió que lo compartiera también conmigo y la piba estuvo de acuerdo.

Escucharla es conmovedor. Transmite sin ningún romanticismo el hecho de que está embarazada y expresa con lo que dice y con su actitud la decisión tomada de no ser madre ahora. Tiene planes que no incluyen esa opción.  Relata la pelea con la madre que se niega a que aborte y me dice que está decidida a resolverlo “como sea”.

Trabajo con ella para que ese “como sea” no se vuelva clandestinidad y riesgo. Entre las dos convenimos que su madrina podría ser la adulte de confianza que la reciba en su casa y la acompañe al CESAC con el que articulamos como escuela. Allí la espera una profesional del equipo de salud sexual y reproductiva que recibe mi derivación.”

Claudia. Programa de retención escolar de alumnas madres, padres y embarazadas. CABA

«Como sea»