Colectiva de disidencias sexogeneropolíticas en la Campaña

Las militancias de lesbianas, maricas, travestis, trans, bisexuales, gays y no binaries incorporan en su lucha al aborto legal en el marco de los reclamos por el derecho a la autonomía de los cuerpos, a elegir sobre el propio proyecto de vida, y bajo los principios de no discriminación contra cualquier persona. Estas convergencias son parte de la matriz de alianzas históricas entre los feminismos y los movimientos de disidencias sexuales. En la década del 70 se fueron conformando los debates y acciones conjuntas entre el feminismo y la incipiente militancia lgtb, luego interrumpidas por la última dictadura militar pero retomadas en los 80, y con mayor fuerza durante los años ´90. Desde entonces, esas alianzas lograron conquistas como la derogación de edictos policiales, leyes de vih, no discriminación, ESI, matrimonio igualitario y de identidad de género.

Las lesbianas, maricas, bisexuales, travestis, mujeres y varones trans, intersexuales, no binaries y todas las personas que nos enfrentamos al patriarcado y al cisheterosexismo, somos en muchos casos sujetxs de la práctica de aborto, así como también aliadxs estratégicxs en las luchas por los derechos humanos en general y la legalización del aborto en particular.

Sacar al aborto del closet cisheterosexual es el gran desafío que nosotres proponemos profundizar. La lucha por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito involucra a un complejo entramado social donde se intersectan género, sexualidad, clase, edad, situación migrante, contexto laboral, educativo y religioso, personas racializadas y de diversidad corporal, funcional, intelectual y psicosocial. Creemos necesario profundizar la construcción de esa interseccionalidad, fundamental para defender los proyectos de vida individuales y colectivos que son objeto de persecución, disciplinamiento y violencias.

¿Por qué consideramos que es necesario que las disidencias sexuales y de género nos organicemos en relación al derecho al aborto?

La imposición del cisheteropatriarcado nos convoca a pensarnos en un enfoque integral, transversal e interseccional para luchar contra la discriminación que se expresa en esas violencias y crímenes de odio. Los sectores fundamentalistas ejercen sus disciplinamientos, sobre las mujeres y las disidencias sexuales, obstaculizando los derechos humanos en general y el derecho al aborto en particular. Frente a esta avanzada neoconservadora  nos organizamos porque entendemos que nuestras luchas deben darse colectivamente.

Creemos que es importante no solo visibilizar estas alianzas históricas y estratégicas, sino también construir una colectiva de las disidencias sexuales que interpreta al aborto como una causa que nos atraviesa transversalmente a todxs en el marco de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Consideramos que las lesbianas, varones trans, personas no binaries, como toda persona que atraviesa situaciones de aborto, deben ser reconocidas también por las particularidades de esas experiencias. En este sentido, resulta fundamental que en la conquista de este derecho no quede nadie afuera, ya que sería asumir el riesgo de quedar expuestxs a las violencias propias del cisheteropatriarcado, y las regulaciones de la hegemonía médica y la corporación judicial.

Las lesbianas, travestis, maricas, bisexuales, mujeres y varones trans, intersexuales, personas de género neutro/no binario, gays, asexuales y todes quienes habitamos identidades disidentes al régimen cisheterosexual formamos parte de esta gran colectiva que continuará luchando por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Con el legado de Carlos Jáuregui, Diana Sacayán, Lohana Berkins y Verónica Marzano, seguimos construyendo  feminismo interseccional y disidente.

Carlos, Diana, Lohana y Verónica, PRESENTES. AHORA Y SIEMPRE!

EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR.
ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR.
ABORTO LEGAL PARA NO MORIR

COLECTIVA DE DISIDENCIAS SEXOGENEROPOLÍTICAS
en la Campaña Nacional por el Derecho al
Aborto, Legal y Seguro y Gratuito

Sumate a la Campaña, ¡contactanos!