Chubut 2018: el Encuentro más verde de la historia


Chubut 2018: el Encuentro más verde de la historia

El 33.° Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Bisexuales, Travestis y Trans, realizado en la ciudad de Trelew, fue otra fiesta política para hermanarnos en la celebración de nuestras identidades y cuerpas: setenta y tres talleres que se desdoblaron en múltiples comisiones, más de cien actividades culturales, arte e intervenciones callejeras, ferias artesanales y culinarias y la Plaza Centenario colmada en todo momento, convirtiéndose en el epicentro de los feminismos. Sesenta mil mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis y trans, conformando la ola, la marea, el tsunami verde que inundó Trelew y sus alrededores: el Encuentro más verde en la historia de los Encuentros.

Muchas encuentreras y encuentreres viajaron por primera vez con una enorme expectativa, y hubo mayor participación de niñas, niñes y adolescentes que años anteriores. La Comisión Organizadora —a quienes agradecemos por el arduo trabajo— garantizó el alojamiento de treinta mil compañeras y compañeres. La marcha incluyó todas las expresiones de los feminismos y del movimiento de mujeres y se consagró como la manifestación popular de mayor convocatoria en las calles de la provincia. Trelew nos recibió de brazos abiertos: a medida que la marea verde y violeta avanzaba por las calles de los barrios, sus habitantes salían a saludar agitando las banderas Wipala y Wenufoye en una mano y el pañuelo verde en la otra.

Las mujeres de las naciones y los pueblos originarios e indígenas tuvieron un protagonismo histórico: hicieron oír el reclamo por sus territorios ancestrales y visibilizaron su lucha en defensa de los recursos naturales, contra el extractivismo como política económica estatal, implementada mediante la militarización de la región y la aplicación de políticas represivas y todo tipo de violencia institucional. La criminalización de la resistencia social y cultural se sostiene mediante la construcción de la imagen de las naciones y los pueblos originarios e indígenas como “terroristas y enemigos nacionales”, que los medios de comunicación hegemónicos ayudan a instalar en el imaginario social. En este contexto se enmarca la persecución política a defensores y defensoras del medioambiente y del derecho a la tierra, y los ataques a su integridad física —en forma de desapariciones, tortura y asesinatos—, como la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado y el homicidio de Rafael Nahuel, los últimos casos más resonantes.

Como Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, junto con la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, instalamos nuestrogazebo verde en la Plaza Centenario durante todo el fin de semana: allí entregamos pañuelos, pines y folletería informativa, y funcionó como punto de encuentro con la comunidad y entre las regionales de esta Campaña enorme y federal. Nos sumamos a la marcha contra los travesticidios y transfemicidios, que por primera vezformó parte de la agenda oficial del Encuentro y tuvo una convocatoria masiva. Organizamos el primer pañuelazo en el marco del Encuentro, replicando el acto político de levantar nuestro símbolo de lucha, de agitarlo al ritmo de nuestros cantos para exigir al Estado el cumplimiento de nuestra triple consigna —educación sexual integral, científica y laica para decidir; anticonceptivos para no abortar; aborto legal, seguro y gratuito para no morir—, acto que se ha convertido en un clásico de la escena política feminista argentina. Participamos de los talleres de Educación Sexual Integral y de Estrategias para el Acceso al Aborto Legal, Seguro y Gratuito,donde intercambiamos experiencias con mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis y trans de toda la Argentina y de otros países de Latinoamérica. Participamos de la tradicional marcha de cierre del Encuentro, la movilización más multitudinaria en la historia de la ciudad, conformando la columna más extensa, nutrida de todas las organizaciones que integran la Campaña.

Con la intención de opacar el hecho político transformador que implican nuestros Encuentros, de enviar un mensaje disciplinador a todas las mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis y trans y al conjunto de los movimientos sociales, la reacción represiva, fundamentalista y antiderechos no tardó en llegar. Repudiamos enérgicamente la persecución y criminalización de la protesta social y el accionar de policías de civil sin identificación alguna, que realizaron las detenciones arbitrarias de diez compañeras sobre las que ejercieron violencia institucional mientras se encontraban detenidas. Denunciamos las zonas liberadas por las fuerzas de (in)seguridad, que permitieron el apedreamiento simultáneo de cuatro escuelas, los robos y las agresiones a las compañeras y compañeres al llegar a las escuelas donde se alojaban, así como también el apedreamiento de algunos colectivos. Entre las distintas agresiones a las que nos sometieron desde el Estado, dispararon con balas de goma a compañeras identificadas como prensa, lo que implica un ataque contra la libertad de expresión. El terreno para la represión fue allanado por formadores de opinión que montaron una operación mediática para caracterizarnos como violentas, con la pretensión de justificar la violencia estatal ejercida contra quienes nos expresamos en claro apoyo a las luchas y los reclamos que las mujeres de las naciones y los pueblos originarios e indígenasllevaron al Encuentro. Estas diversas formas de violencia no son hechos aislados, sino que son producto de organización y operaciones de inteligencia. Responsabilizamos al Gobierno municipal, al Gobierno provincial y al Gobierno nacional por las agresiones y la violencia institucional recibidas, y exigimos al Poder Judicial que investigue los hechos de público conocimiento.

“¡Qué momento, qué momento, a pesar de todo les hicimos el Encuentro!”. Tras los hechos de violencia y represión, y ante de la compleja situación económica y de emergencia social que atraviesa el país, este cántico cobra especial relevancia. Celebramos la sororidad, fortaleza, vitalidad, capacidad y potencia política, revolucionaria y transformadora de nuestros históricos Encuentros, que siguen renovando, enriqueciendo y multiplicando nuestros feminismos y todo el movimiento de mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis y trans.

Al intento de disciplinarnos y silenciarnos mediante el ejercicio del terror, respondemos con más lucha, unidad y organización. El Encuentro somos, y seguiremos siendo, todas y todes.

¡Seguimos en Campaña!
Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito
Educación sexual para decidir.
Anticonceptivos para no abortar.
Aborto legal para no morir.

Sumate a la Campaña, ¡contactanos!