CLARIN 29/01/2008

Una fiscal del estado de Pernambuco consideró que «no es un método abortivo». Con ese argumento, rechazó un pedido de la archidiócesis local para frenar una campaña de distribución gratuita en la época de carnaval. La píldora es un método anticonceptivo que sirve para prevenir embarazos no deseados.

Siguiendo un estudio que afirma que no es un método abortivo, la Fiscalía del estado brasileño de Pernambuco, al noreste de Brasil, rechazó hoy un pedido de la Iglesia católica para suspender la distribución gratuita de las píldoras del día después durante las fiestas de Carnaval.

La promotora de Salud de este organismo, Ivana Botelho, le recomendó a la Alcaldía de Recife, capital del estado, que «continúe» con la campaña pese a la oposición de la archidiócesis local, que ayer había hecho una presentación para impedir la distribución.

«La píldora no tiene ningún efecto abortivo, como la arquidiócesis argumenta, y su distribución no es ningún incentivo al sexo», aseguró Botelho.

La polémica por las píldoras incluso llegó al Gobierno: el ministro de Salud, José Gomes Temporao, acusó a la Iglesia de interferir en cuestiones de salud pública. «La Alcaldía tiene razón y la Iglesia está equivocada, de nuevo (…) La píldora del día siguiente es utilizada con orientación médica y es una cuestión de salud pública y no religiosa», aseguró el funcionario.

La Alcaldía de Recife anunció que durante el Carnaval los puestos de salud distribuirán la píldora del día siguiente (que puede ser usada hasta 72 horas después de una relación sexual, para evitar un embarazo) con el objetivo de «garantizar los derechos sexuales y reproductivos de la mujer que ha sido víctima de violencia sexual o que tenga una falla en el método anticonceptivo».

Brasil: pese a la oposición de la Iglesia, autorizan la entrega de la píldora del día después