Se sigue engrosando la fatídica lista de mujeres y personas gestantes muertas a causa de abortos clandestinos.
Nos toca despedir hoy a Ivanna, una mujer de 22 años oriunda de Pirané que murió por las complicaciones que le causó un aborto clandestino. Ivanna decidió interrumpir un embarazo y por la ausencia del Estado en la garantía de su derecho, no encontró salida más que la clandestinidad, y arriesgó su vida. Como lo arriesgan miles de mujeres que, por diferentes causas, deciden no gestar un (ése) embarazo.
La prohibición del Estado al acceso de un derecho recomendada por la Organización Mundial de la Salud, la estigmatización, la criminalización, el abandono y la hipocresía de la sociedad, llevan la práctica a la clandestinidad. No podemos permitir que sigan muriendo las mujeres empobrecidas, condenadas ya socialmente y demonizadas, de nuevo, después de fallecidas.
No podemos permitir que el mismo sector de la sociedad que habla de salvar vidas deje expuesta y solas, en un escenario violento e inseguro, a las personas que abortan. No podemos, a esta altura de la historia, continuar negando la existencia del aborto. El aborto existe, y es un privilegio de clase: las que pueden pagarlo, abortan en condiciones seguras. Las que no, mueren. La indiferencia hipócrita de la sociedad, mata. No salvan ninguna vida.
No podemos permitir más discursos de odio injustamente justificados por mantener un status quo. Los discursos conservadores sustentados en dogmas eclesiásticos niegan a las mujeres y a las disidencias un derecho fundamental: la libertad. Niegan, también, a niñas, niños y adolescentes el acceso a una educación sexual integral. No vamos a permitir que nuestros cuerpos sean reducidos a meros objetos ni a funciones reproductivas. Somos mucho más que eso y la sexualidad es un derecho humano fundamental.
Militamos la legalización del aborto porque tenemos muy en claro de que se trata de un problema de salud pública que va más allá de los valores personales o los ideales religiosos de cada persona. Militamos el derecho a abortar porque el punitivismo no soluciona nada y porque legalizando la práctica se podría evitar muchas muertes y evitar que miles de niños y niñas se queden sin sus madres bajo el estigma de haberlas perdido por un aborto.

Militamos la aprobación y la difusión del protocolo ILE en nuestra provincia para hacer valer nuestros derechos.
Sacar al aborto de la clandestinidad implica un compromiso gubernamental, social y cultural, lejos de la hipocresía, de los tabúes, de las desigualdades y lejos, también, de la irresponsabilidad a la hora de comunicar.
Militamos la legalización del aborto porque estamos a favor de la libertad y de la vida. Pedimos educación sexual para decidir, campañas de anticoncepción e información para que ninguna persona deba llegar a esta situación y aborto legal para no morir.; y vamos a seguir en las calles hasta que sea ley.
Contás con nosotxs
A las personas que necesiten información o ayuda por un caso de aborto, por favor, sepan que no estamos solas. Si necesitas información SEGURA sobre aborto, llama a la línea del Ministerio de Salud 0800-222-3444 o comunicate con las Socorristas en Red: (https://socorristasenred.org/). Estamos cerca. Con o sin cuarentena el aborto es tu derecho.

SEGUIREMOS EN LUCHA HASTA QUE SE LEY
Educación Sexual para Decidir
Anticonceptivos para no Abortar
Aborto legal para no morir

Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito
Coordinadora de la Campaña 28 de septiembre para América Latina y el Caribe

ABORTO LEGAL, PARA QUE DEJEMOS DE MORIR