Chubut: Hoy se leerá la sentencia de Abril

En 2015, el “Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE)” fue presentado por el Ministerio de Salud de la Nación; sin embargo, en este caso, el Estado enjuicia a quienes aseguraron el acceso a la información y el derecho a la salud. Tal es el caso de Abril, médica residente  del Hospital de “El Maitén”, Chubut, quien está siendo juzgada por un crimen que no cometió.

Bajo el lema “garantizar derechos no es delito”, La Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir; la Comisión Nacional de Residentes de Medicina General, la Federación Argentina de Medicina General y la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito junto a cientos de activistas independientes, repudiaron el carácter “aleccionador“ de este procesamiento y han manifestado su apoyo y solidaridad con Abril, cuya sentencia se está conociendo en el día de hoy.

El accionar judicial en la causa deja entrever la complicidad antiderechos de médicos y jueces de la provincia de Chubut, quienes pretenden pasar por arriba no solo el protocolo ILE antes mencionado, sino también los acuerdos constitucionales y los tratados de D.D.H.H. internacionales. Sin embargo, en los alegatos a favor de la médica Abril se resalta el concepto de Salud Integral definido por la Organización Mundial de la Salud, donde se aborda a la Salud desde la perspectiva de la autonomía y los derechos sexuales de todas las personas gestantes.

Maira murió en el Hospital Zonal de Esquel, por motivos que aún no se conocen. No se encontraron pruebas que realmente puedan relacionar la muerte de la joven con la práctica de Interrupción Legal del Embarazo que garantizó Abril. Por su parte, los médicos de Esquel que intervinieron en la cirugía a Maira, no registraron los procedimientos que llevaron a cabo, lo cual implica una falta muy grave. Lo llamativo es que ninguno de ellos está implicado en la causa. El perito de parte habla de unos 40 minutos en donde la historia clínica no dice nada ni hay información toxicológica que compruebe por qué Maira no es trasladada a terapia intensiva. Además, hay análisis patológicos que muestran la ausencia de infección ginecológica en abdomen y útero. El juez pudo ver que la foja quirúrgica daba información que luego desmintió la autopsia pero jamás cambió la carátula del caso que paradójicamente sigue siendo “Aborto Punible”.

La causa, viciada de irregularidades, aún aguarda la sentencia del Juez José Oscar Colabelli. El letrado pudo escuchar durante más de 15 días que lleva el juicio, los cinco amicus curiae que se presentaron, tres a favor y dos en contra de Abril. Colabelli es un reconocido jurista antiderechos que hace 6 años fue sancionado por negar derechos a una niña que quiso abortar y también se lo reconoce por defender a genocidas que atentaron contra el pueblo Mapuche.

Resta aguardar la sentencia, no sin antes recordar la urgente necesidad de visibilizar la demanda política del Aborto Legal como una deuda de la democracia, por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos territorios.

Educación Sexual para Decidir.
Anticonceptivos para no Abortar.
Aborto Legal para no morir.

Sumate a la Campaña, ¡contactanos!